jueves, 22 de noviembre de 2012

<iframe width="420" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/kf8Ifdznv1M" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>
<iframe width="420" height="315" src="http://www.youtube.com/embed/KYZm5rEBfB4" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

lunes, 26 de marzo de 2012

Perder unos kilos

Perder entre 2 y 3 kilos
DoctissimoDoctissimo – vie, 23 mar 2012 11:10 CET

Correo electrónico
Imprimir

Perder entre 2 y 3 kilosPerder entre 2 y 3 kilos
© Thinkstock

¿Crees que últimamente no has comido correctamente o que te has relajado? Para perder entre 2 y 3 kilos es suficiente con corregir los errores principales:
Dejar de picar

- Si te entran ataques de hambre a lo largo de día, comienza a reequilibrar tus comidas. Toma un desayuno consistente y que te sacie: pan rústico o integral (nada de pan blanco o pan de molde), lácteos no muy grasos, como el yogurt o el queso fresco con un 3 % MG, o huevo, jamón, mejor una pieza de fruta que zumo de fruta y bebida sin azúcar.
A mediodía no te conformes con un plato. Si es necesario lleva de casa un lácteo o una fruta para completar. Para saciarte, cada comida debe contener proteínas (carne/pescado /lácteos), fibra (hortalizas, verdura hervida, frutas), y carbohidratos complejos (pan o pasta, arroz y legumbres). No te saltes ninguna comida ni tampoco las retrases más de 1 o 2 horas.
- No dudes en tomar un tentempié a media tarde, incluso a media mañana, según tu ritmo y los horarios de comida. Comer algo no es picotear: cuando comemos porque tenemos hambre, no engordamos.
Puedes alternar frutas, lácteos, pan y queso fresco, cereales y leche semidesnatada.
- Si no consigues librarte de esa (negativa) costumbre, lleva contigo algo light para picar: tomates cherry, bastoncitos de verdura, dados de fruta baja en azúcar como las fresas o la sandía, surimi, dados de queso light (10 de MG aproximadamente), muslo de ave cortadito y lácteos 0 %MG.
Beber menos alcohol o bebidas azucaradas

Las calorías líquidas son las peores porque no alimentan: da igual que bebamos agua, vino o un refresco, ¡porque comeremos lo mismo! Recordad que un vasito de vino (100 ml) contiene 70 kcal, 1 lata de refresco (330 ml) 140 kcal y un coctel de alcohol fuerte/bebida azucarada (200 ml) 175 kcal.
Si normalmente sueles beber alcohol o bebidas azucaradas, incluido el zumo de frutas, intenta limitar su consumo a celebraciones entre amigos y familiares. En el día a día, intenta sustituirlos con agua con gas, aguas con sabores y sin azúcares añadidos, refrescos light, zumo de tomate...
Cocinar más en casa

Prepararte tu propia comida te permite comer menos graso, con menos sal (eso no hace que adelgaces, pero es mejor para la salud) y más verduras. La mayoría de platos ya preparados tienen mucha grasa, que es lo más energético: 9 kcal por gramo, contra 4 kcal que tienen los carbohidratos (azúcares…). Si no te gusta mucho cocinar, o si no tienes tiempo, existe una amplia variedad de productos sanos listos para consumir o calentar: hortalizas en bolsitas, verduras en conserva o precocinadas al vapor y congeladas, purés de verduras naturales congelados, papillote de pescado congelado...
Comer con menos azúcares

¿No puedes terminar una comida sin algo dulce? El problema es que los alimentos azucarados, helados, pastas, galletas etc. también pueden ser muy grasos y, a fin de cuentas, muy calóricos (400- 450 kcal 100 g de galletas). La solución adecuada es reducir la frecuencia de consumo como por ejemplo, 2-3 veces por semana cuando comas en familia y sustituirlos en el menú diario por alimentos menos calóricos: frutas o postres lácteos light (mousse, yogur).

Te gusta cuidar tu alimentación. No obstante, llevas luchando todo el año para perder esos 2-3 kg de más.
¿No tienes un objetivo muy ambicioso? Es muy difícil conseguir y, sobre todo, mantener sin privarse en exceso, un peso que nunca antes hemos tenido, que hemos pesado hace más de 10 años o que tuvimos durante una época en la que comíamos inusualmente poco (por ejemplo, durante una depresión).
Calcula tu índice de masa corporal.
Si el resultado se sitúa entre 18,5 y 25, médicamente tienes el peso perfecto. No es razonable restringirte en exceso, corres el riesgo de sufrir carencias para perder 2 o 3 kilos. Para adelgazar, lo mejor es practicar deporte con regularidad: busca una actividad que te guste de verdad y que se adapte a tu condición física (pide consejo a tu médico).
Si tu IMC es mayor que 25, es aconsejable que pierdas algo de peso. En vez de iniciar una dieta demasiado estricta o desequilibrada, acude a un nutricionista para que te ayude. Aprovecha para hacerte un chequeo médico y asegurarte de que no haya ninguna causa médica que explique ese sobrepeso.

Florence Daine

Más información:
Trucos para adelgazar sin volver a engordar
Diez consejos para que la dieta sea un éxito
¿Te sientes bien con tu peso? ¡Haz el test!

jueves, 1 de marzo de 2012

http://es.yahoo.com/_ylt=AscHAid2LFoPPg1cHM.jOxRdoq5_;_ylu=X3oDMTFpcDMwMmk5BGcDaWQtNTQ1NjMEaW50bANlcwRpdGMDMARwb3MDMQRzZWMDdmlkX3BobwRzbGsDdmlk/SIG=13c512h30/EXP=1330703235/**http%3A//es.noticias.yahoo.com/video/sociedad-1428531/arte-y-ratones-muertos-28463080.html

lunes, 27 de febrero de 2012